Tres hombres. Tres heridas en el corazón.


Por Iago Fernández

︎︎︎ Iago Fernández Díaz, Ferrol 12/07/1994

La memoria, el paso del tiempo, la presencia y la ausencia, lo público y lo privado  son algunos de los temas más recurrentes en mi obra creativa. Desde hace unos años he estado muy interesado por las historias que no se cuentan, aquellas que no son fáciles de ver pero si muy sencillas de sentir. Mi trabajo como artista consiste en que todos estos registros silenciosos de vidas pasadas cobren voz de nuevo. Conseguir que la memoria de sus dueños no llegue a desaparecer completamente, llegar a un punto en el que todas esas historias que se creían perdidas acaben formando parte de un imaginario colectivo.

Como resumen, casi se podría decir que mi interés radica en crear indirectamente un gran homenaje a todas esas personas anónimas que jamás se imaginaron ser escuchadas tanto tiempo después.






Hablar de amor es algo complicado, abstracto incluso. Todos hemos escuchado miles de historias de príncipes y princesas que se prometen amor eterno y que nos venden una imagen bastante alejada de la realidad. Hoy vengo a contaros otro tipo de historia.

Desde hace unos años, mi interés por la fotografía anónima ha ido creciendo de manera exponencial. Creo que se trata de un material muy versátil y que nos permite además ser testigos indirectos de un momento en concreto que ha quedado plasmado en un pedacito de papel, contándonos una pequeña historia de la que podremos seguramente saber algunas cosas y desconocer muchas otras.

Las fotografías que os presento hoy aquí son de mis favoritas (hace ya algún tiempo que están en mi colección) y siguen fascinándome como el primer día que las tuve en mis manos.

Tengo que confesar que cuando las vi por primera vez noté algo en ellas que me llamó mucho la atención y es que, ¡PARECÍAN CONTAR UNA HISTORIA DE AMOR OCULTA! Y la verdad sea dicha, esto me emocionó mucho y ya no pude resistirme a comprarlas. Porque siendo sinceros, ¿quien le diría que no a una buena telenovela homoerótica ambientada en la Francia de los años 20? La respuesta es: nadie.

Por lo que se puede ver, fueron tomadas en el año 1928 y de acuerdo con la persona que me las vendió venían de un álbum privado de un señor francés.

La verdad es que cuando uno se para a mirarlas se da cuenta de que hay algo diferente en estas imágenes, no se trata de la típica fotografía de familia que uno iba a un estudio a sacarse, ni se trata de una imagen tomada durante un viaje o algo por el estilo, no. En estas fotos hay algo más. Algo que puede que sus protagonistas conocieran y guardaran para su propia intimidad, lejos de miradas ajenas que pudiesen juzgar aquello que realmente sentían. Y cosas del destino, aquí está un auténtico desconocido para ellos observando sus imágenes, escribiendo a otros desconocidos sobre  una historia de amor prohibido que pudo (o no) haber ocurrido.





Tres hombres, tan solo tres hombres retratados en dos pedacitos de papel. Dos pedacitos de papel que no cuentan nada, pero que dicen mucho. ¿Se habrán amado locamente estas tres personas? ¿Llevarían una vida oculta? No lo sabemos, ni lo sabremos nunca.

Sus posturas nos hablan de un tiempo de relax, de desconexión y de complicidad; de cariño y juego, de intimidad, de perderse discretamente en la naturaleza,  de conocerse y de explorar.

Por otra parte, no debemos olvidar tampoco que el momento histórico en el que vivieron estas tres personas no era nada favorable para una relación homosexual, así que nos vamos a suponer que para una relación de tres personas sería todavía peor.

Y es aquí cuando entra en juego la carta de Tarot.


La carta escogida nos muestra un gran corazón en el centro con un color rojo potente (que obviamente, vamos a relacionar de nuevo con la telenovela), pero este corazón está atravesado por tres espadas (como los tres hombres representados en las fotos) que lo atraviesan de un extremo al otro. Además, este corazón dañado por las tres espadas se sitúa en un fondo de tormenta, con nubes grises de las que salen gotitas de lluvia (como referencia al momento en el que estas tres personas llegaron a vivir su historia).

He intentado narrar a través de la imagen una historia de amor prohibido, una historia de tres personas que se han amado locamente en un tiempo difícil, en medio de una tormenta contra la que era muy complicado luchar.

Tres hombres, tres heridas en el corazón.


︎︎︎

@thepinkphink

Abril 2021 
@bodermagazine

3