FEEL GOOD CLUB


ENTREVISTA

Por Laura Meijueiro


︎︎︎Claudia Fernández empezó hace unos meses a compartir videos y publicaciones sobre su relación con la comida, los cambios de mentalidad que había adoptado y cómo éstos repercutieron de forma muy positiva en su visión de sí misma y la relación con su cuerpo.

El ritmo vertiginoso al que sube su número de seguidores (más de 8.000 en el momento de contactar con ella, +12.000 el día que realizamos la entrevista y +16.000 a fecha de publicación) pone de manifiesto la existencia de un problema que afecta diariamente a miles de personas y la necesidad de contar con referentes en los que apoyarse.

Hablamos con ella sobre su proceso y el proyecto que acaba de lanzar, Feel Good Club.















« Es un proyecto con el que quiero ayudar a que la gente haga las paces con su cuerpo.»

«Lo que quiero compartir es que da igual el cuerpo que tengas,  que ser flaca no va a hacer que seas feliz y alcances la vida que siempre habías soñado»





Personalmente nunca he sido diagnosticada con un TCA (Trastorno de la Conducta Alimenticia), pero cuando los videos de Claudia empezaron a aparecer por mi Instagram empecé a reflexionar sobre la relación que podía estar teniendo de manera inconsciente con la comida; momentos en mi vida en los que me he encontrado restringiendo determinados alimentos, controlando lo que comía y compensando los “excesos” con deporte. Sus mensajes captaron mi atención al instante y enseguida supe que tenía que formar parte de este número a través de una charla sobre el amor propio y el body positive; compartiendo experiencias, puntos de vista y opiniones basados en vivencias personales.

“Claudia es una chica de 23 años que vive en un pueblito muy pequeño de Alicante” comienza a explicar tímidamente cuando le pido que se presente; “Cuando acabé el bachillerato me tomé un año sabático porque no estaba segura de lo que quería hacer y me fui a México a ver a mi padre. Estuve allí 6 meses y eso es básicamente lo que he estado haciendo estos últimos 5 años: elegir un destino, pasar la mitad del año trabajando allí y después volver a casa otros 6 meses”. - y adelantándose a mi lista de preguntas continúa: -pero ya me he cansado un poco, ahora me apetece estar más fija en un sitio y es por ello que estoy empezando con un proyecto que tiene mucho que ver con lo que vengo haciendo desde hace un tiempo en las redes.”

Es un proyecto con el que quiero ayudar a que la gente haga las paces con su cuerpo.

A través de una membresía, podrás acceder a una comunidad online, como un tipo de escuela, en la que encontrar los recursos necesarios para cada tipo de problema, como charlas e información impartida por expertos en diferentes ámbitos como nutrición, psicología, deporte o meditación”.

¿Te llegan muchos mensajes o historias de chicas que comparten sus experiencias contigo?

Sí, muchísimos. Es una barbaridad la cantidad de mensajes que llegan de chicas que no tienen una buena relación con su cuerpo o con la comida y es brutal. Me encantaría poder ayudarlas, y a la vez a mí misma, porque es que yo no soy super crack en este tema, es algo en lo que he empezado hace poco y que no cambia de la noche a la mañana.

Yo tampoco he tenido un TCA diagnosticado, pero sí conductas y pensamientos que vienen de la cultura de la dieta; de restringirme, de sentirme culpable… obsesión por el físico, el mío y el de los demás.

Pero yo no soy ninguna experta, y es esto lo que me ha llevado a querer trabajar con profesionales para crear la plataforma online.

¿Cuándo empezó tu cambio de mentalidad con respecto a la alimentación, hubo algo que hiciera un click?

Yo llevo 4 años siendo vegana y la verdad es que nunca había pensado de esa manera, siempre lo había llevado genial. Pero mas o menos en noviembre, una chica a la que sigo en instagram (@ninamontagne) empezó a hablar sobre alimentación intuitiva y dije “joder, resuena muchísimo conmigo”. A partir de ahí empecé a seguir a más gente, me compré un montón de libros sobre el tema y es increíble el movimiento que hay. Instagram para mí antes era un lugar en el que compararse con otras personas y ver solo una vida perfecta, pero ahora he conseguido convertirlo en un lugar donde aprender.




En este tiempo que llevas, ¿Qué es para ti lo más sencillo y lo más complicado de la alimentación intuitiva?

Creo que lo más difícil es ser consciente de los comportamientos y reglas que tenemos aprendidos tipo “no comas a partir de esta hora” o “no hay que comer demasiados carbohidratos” y luchar contra ellos. Yo ahora estoy en ese proceso de comer lo que me de la gana, porque lo que dice la alimentación intuitiva es que tú te des permiso para comer de todo, porque seguramente no estemos haciendo una dieta super restrictiva, pero sí que tenemos ciertos comportamientos y restringimos de cierta forma que nuestro cuerpo lo percibe como “tengo hambre”.

Cuando te das permiso para comer de todo, te das cuenta de que no eres adicta a la comida, porque mucha gente cree que lo es y en muchos casos no es verdad, simplemente no nos estamos alimentando lo suficiente o con las cosas que nos satisfacen.

Por ejemplo, el otro día fui a hacer la compra y cogí un montón de cosas dulces que antes no hubiera comprado, porque tuve un momento de no comer azúcar y todo esto del realfooding, y eso es lo que más me está costando porque, claro, para mí eso estaba fatal, y cambiar esos patrones de pensamiento lleva tiempo. Al principio yo veía genial este movimiento, pero al final me he dado cuenta de que es una dieta más que te dice qué está bien comer y qué no y estás demonizando la comida.

Lo más fácil supongo que es la liberación, no tener que sentirte ni mal ni bien, no eres mejor persona por comer X cosas, y que al final una cosa que comas no te va a hacer adelgazar ni engordar. Que esa es otra, este proceso también me ha enseñado que el peso no tiene ningún tipo de importancia, y que todos los cuerpos son válidos.



*




« Habrá días que te verás mejor y días en los que te verás peor, pero es fundamental ser consciente de que el aspecto de nuestro cuerpo no nos define y es lo menos importante de nosotros mismos. »







*





¿Te sientes parte del movimiento body positive?

Sí, yo lo que intento comunicar es eso, que todos los cuerpo son válidos y que al final el físico es lo menos importante sobre ti ,y nos han enseñado lo contrario; que para ser exitosa en la vida, en el trabajo, en las relaciones, tienes que ser delgada. Lo que pasa, y lo hablaba el otro día con una nutricionista, es que claro, nosotras somos delgadas. Y muchas veces he compartido videos y la gente me dice “es muy fácil para ti, tu eres delgada, tienes una cara bonita tal” y lo entiendo, yo hablo desde un privilegio porque tengo un cuerpo normativo, pero es que eso no significa que no tenga inseguridades.

Lo que quiero compartir es que da igual el cuerpo que tengas, vas a tener inseguridades, que ser flaca no va a hacer que seas feliz y alcances la vida que siempre habías soñado, porque no es así.

Todas, todas, incluso la más flaca, sufre. A mi me llegan muchos mensajes de chicas a las que les parece que el body positive solo es para gente gorda, y en realidad es para todas, lo que pasa es que a parte también está la lucha contra la gordofobia, pero yo ya no estoy ahí dentro.

¿Cómo te ha afectado el tema de los seguidores y el hecho de haber crecido tan rápido en redes? ¿Ha tenido algún impacto sobre ti?

Pues la verdad es que me ha ayudado. Yo siempre he sido siempre muy vanidosa y siempre me miro al espejo, pero ahora estoy intentado mirarme menos, o mirarme sin centrarme tanto en cómo se ve mi cuerpo, es más disfrutar y ver lo que soy capaz de hacer.

No es que me acepte al 100%, no creo que a nadie le pase, pero sí que me ha ayudado a respetarme.

Al final el mensaje creo que es ese, no te vas a querer nunca al 100%, habrá días que te verás mejor y días en los que te verás peor, pero es fundamental ser consciente de que el aspecto de nuestro cuerpo no nos define y es lo menos importante.




¿Qué le dirías a la Claudia de hace unos años y qué le dirías a la del futuro?

A la del pasado le diría que disfrute de la vida, que no se preocupe por como se ve y que no esté tan obsesionada con la comida; que disfrute de los momentos sin estar pensando en su físico, porque al final perdemos mucho tiempo. La cultura de la dieta abarca muchas cosas, desde la manera en que comemos, vestimos, pensamos y es un robatiempo enorme.

A la Claudia del futuro no sé ni cómo le hablaría... Te digo cómo me quiero ver: quiero tener un trabajo que me permita vivir en cualquier parte del mundo. Mi sueño es poder viajar y trabajar, y creo que con este proyecto que estoy empezando voy por buen camino. Conocer mucha gente que me inspire, vivir con mi familia en un país tropical, cerca de la playa, comiendo rico y siendo feliz.

No me voy a cortar, tengo muchas cosas que quiero hacer y las haré.







Abril 2021 
@bodermagazine

3